Ir al contenido

La formula perfecta para la estupidez

Hace unos dias, regresando de Tijuana, el estuche de mi celular, un J100a, de esos baratos pero bien aguantadores para los golpes, se me desmadró con el uso asi que me deshice del mismo el domingo que llegué de la ciudad del donkey.

El error fue no haber comprado otro estuche inmediatamente. El telefono lo había traido dentro de la bolsa del pantalon. Hoy por la mañana en el ayuntamiento, fui al baño para… bueno ya saben a que, y el caso es que al estarme “sacudiendo” el telefono salio de mi bolsa y cayó dentro del excusado.

Así que ha comprar un telefono nuevo. Quizá es bueno que me haya sucedido esto por que todo mundo me decia que comprara otro telefono, que no fuera miserable.

Al menos la información del número se queda en el chip. Me duele haber perdido la agenda telefónica, eso si.

Publicado elgeneralhumor

3 Comentarios

  1. .deadfrank .deadfrank

    Por lo menos a tu celular no se le atravesó una pared de concreto..

    dicen que si los abres y los secas con una secadora vuelven a funcionar..

    saludos.

  2. DerWittenbergman DerWittenbergman

    Es cierto, ponlo a secar. Funciona con los IPods. Y pues a cualquiera le puede pasar. Lo peor ha de haber sido recogerlo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anti-spam (comprueba que eres humano!) *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.