Ir al contenido

Categoría: general

Cualquier tema general.

Mi (no tan) reciente amor por los relojes

Todos tenemos “hobbies” e intereses distintos y a veces muy particulares. Hay quienes coleccionan cosas por puro gusto como monedas, vehículos a escala, estampas, etc. Y están también quienes coleccionan artículos inconscientemente como revistas, periódicos o simplemente mugre y objetos viejos, cachivaches les dicen en mi pueblo. Aunque nunca he sido acumulador, y recientemente he estado aplicando el motto o filosofía de “Less is more” a distintos aspectos de mi vida hay algo que siempre me pareció sumamente interesante y que se ha vuelto un tema de pasión para mi: los relojes.

Tu imagen sí es importante

Nunca fui particularmente seguidor de tendencias. Con temor a escucharme pedante diría que siempre he sido diferente; a mi hermano le gustaban las tortugas ninjas y G.I Joe mientras yo prefería jugar con trascabos y bulldozers. Siempre tuve una tendencia a preferir las cosas técnicas y más sofisticadas que los demás. Como muchos, estos patrones probablemente definieron no solo mi profesión sino mi personalidad.

Service objects en Ruby

Uno de los errores más comunes que cometemos los desarrolladores es creer que un patrón de diseño va a solucionar todos nuestros problemas. A lo largo de mi carrera he utilizado (bien y mal) varios lenguajes y frameworks lo cual me ha permitido digamos tomar las mejores ideas de cada uno y por otra parte, tratar de no arrastrar las malas prácticas.

Sincronizar repositorios en github y bitbucket

En un post anterior hablé sobre mi preferencia sobre bitbucket para llevar mis proyectos sin embargo no puedo negar que github como herramienta no solo técnica sino social es muy útil, sobre todo como parte de nuestra carta de presentación para los que nos dedicamos al desarrollo de software, es por ello que hace tiempo pensé como podría seguir utilizando bitbucket pero al mismo tiempo tener presencia en github y esto es lo que hice.

2017 en resúmen

Hace casi exactamente un año que no escribo y la verdad es que además de que han sido falta de tiempo sobre todo han sido falta de ganas. 2017 fue particularmente un año digamos complicado; trabajo en exceso, enfermedades propias y ajenas y en general poca energía para escribir. Aunque no todo fue malo por supuesto.

Escribir un blog o llevar un “diario” parecería una actividad inútil en tiempos de microblogging, twitter, medium y otros medios de comunicación donde usualmente las personas sintetizan contenido porque simplemente vivimos en tiempos donde consumimos tanto contenido digital que no nos podemos dar el lujo de leer un buen artículo y preferimos lo fácil, algo así como cocinar en casa VS comida chatarra. Ojo, que no infiero con ello que sea escritor o mi contenido sea de alta calidad editorial pero es que se que la brevedad no es lo mio, aunque sigo trabajando en ello.

La época dórada del “vistazo” (o de como leer está sobrevalorado)

Ya desde hace años me había prometido no meterme en lo que no me importa, por salud mental y tranquilidad. Esto obviamente incluía una muy entretenida (para mi) pero molesta actividad que era corregir a otros o dar mi punto de vista donde no necesariamente era requerido, o solicitado. Una de esas actividades era hacer correcciones de información en redes sociales, por ejemplo, de información falsa, hoaxes, notas amarillistas, etc. Supongo que en algún punto maduré y entendí que, bueno, no puede uno solo cambiar al mundo entero y preferí no meterme en lo ajeno, si alguien quiere mantenerse desinformado pero sobretodo, fomentar la desinformación, bueno, ese sería un problema propiamente individual y no mio. Sin embargo, al parecer, mi racha de estar “limpio” de este vicio que era corregir y comentar llegó a su fin la semana pasada, aunque la causa fue muy diferente a situaciones anteriores y los (inesperados por cierto) resultados bastante interesantes.

We suck at agile and SCRUM, here’s why

La real academia de la lengua española es clara en la definición de la palabra ágil:

Ligero, pronto, expedito.

No en vano Fowler, Martin y compañía decidieron adoptar esta palabra para definir un proceso de desarrollo de software con métricas apegadas a la realidad pero lo más importante: con resultados tangibles.

Recientemente, en el proyecto más actual en el que me encuentro laborando, he tenido oportunidad de (intentar) implementar esta metodología de trabajo.

¿He sido exitoso en dicha implementación?

Más o menos…

Grim Fandango y reviviendo otros muertos

Leía entre mis noticias hace un par de días sobre el remake de “La Bella y La Bestia” de Disney que protagonizará Emma Wattson y en dicho artículo de titulado “Why Is Disney Trying So Hard To Dilute it’s Brand?” (que traducido sería mas o menos algo así como “¿Por qué Disney se esfuerza en desaparecer su escencia?“) me llama la atención lo siguiente:

News of a Beauty and the Beast remake indicates that the corporation is less and less worried about approving unoriginal products as long as they’re guaranteed moneymakers.

¿Se trata entonces del simple hecho de repetir fórmulas probadas en vez de intentar evolucionar en el medio del entretenimiento? Difiero y estas son mis razones.

The invented here syndrome

lazywebCuenta la historia que, hace muchos años, cuando los programadores eran hombres y se escribían sus propias rutinas, clases, funciones y módulos, un fenómeno conocido como reutilización de código comenzaba a volverse hip, igual que las canciones de MC Hammer, los trolls y otras cosas espantosas de la epoca. Para entonces, los más viejos, y no por ello sabios, arraigados a sus ortodoxas, anticuadas y puercas formas, sufrían de lo que se le conoce hoy como el “Not Invented Here” syndrome, o el síndrome de “No se hizo aquí” que significa, en breve, solo utilizar recursos propios de la empresa y evitar a toda costa aquellos de externos, palabras más, palabras menos.

Del software lock-in al service-lock-in

phone_callY no hablo de libertad de expresión, que es harina de otro costal, hago referencia a una cuestión más técnica, y estoy hablando de la posibilidad de poder utilizar herramientas que sean útiles sin obstáculos por parte de terceros. Después de leer la noticia del aparente cierre de twitpic se me vino a la mente algo que tengo tiempo pensando y es el hecho de depender tanto en plataformas de terceros para poder realizar cualquier actividad tecnológica, sobre todo en Internet. Aun cuando el ecosistema de muchas de estas tecnologías como Twitter es aparentemente “abierta” la infraestructura y la comunidad que hacen que sea útil no lo son. Capitalismo puro, y entendible, ya que la empresa tratará de proteger sus intereses pero ¿Cómo nos afecta esto como usuarios y desarrolladores?